Swift y los extraños viajes de Gulliver

En la historia de la ciencia, existen numerosos descubrimientos científicos que fueron anticipados en clásicos de la literatura. Bien es conocido el caso de Julio Verne y las coincidencias de su «De la tierra a la Luna» del cual hablaremos en otra ocasión. Hoy os venimos a hablar de Marte

Los viajes de Gulliver, novela escrita por Jonathan Swift en 1726, es considerada un clásico de las novelas de aventuras y entraña uno de los casos de anticipación científica más fascinante. La anticipación científica en literatura, es casi un subgénero literario, que consisten en relatar acontecimientos científicos que,muchos años después se llevan a cabo tal como descubrimientos matemáticos, astronómicos, químicos, mecánicos….

Jonathan Swift escribió «Los viajes de Gulliver». Este libro se presenta a los niños como una novela de aventuras, aunque realmente Jonathan Swift estaba haciendo una crítica social. Fue escriyo a principios del siglo VIII. Este libro contribuye a la cienca de una manera notable, ya que aparentemente inventa un hecho 150 años antes de su descubrimiento. ¿Cual fue este hecho astronómico que narra Jonatan Swift?

En el libro de Swift, se narran las aventuras que le acontecen a Gulliver en sus numerosos viajes. Sus dos viajes más famosos son a Liliput y al País de los Gigantes, pero visitó otros sitios muy interesantes. Por ejemplo una isla volante, llamada Laputa. En el viaje a Laputa Swift revela que Marte tiene dos satélites, uno llamado Fobos y otro Deimos, nombres procedentes de la mitología griega y que representan a los hijos de Ares. Este dato podría quedar como una mera anécdota en el relato de Swift, pero en 1877, 150 años después de la publicación del libro de Switf,  Asaph Hall  descubrió los dos satélites de Marte, y les puso como nombre… Fobos y Deimos.

Pero es que aún hay más. Swift predice en su libro incluso las posibles órbitas que tendrían estos satélites:

han descubierto dos estrellas menores o satélites que giran alrededor de Marte, de las cuales la interior dista del centro del planeta primario exactamente tres diámetros de éste, y la exterior, cinco; la primera hace una revolución en el espacio de diez horas, y la última, en veintiuna y media

Y Swift, acertó en sus predicciones con errores mínimos.

¿Casualidad? ¿Anticipación científica?¿Poseía Swift datos científicos, que no se revelaron hasta 150 años después? ¿Aún pudiendo acertar con el número de satélites, cómo es capaz de predecir con tanta exactitud sus órbitas?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *