La paradoja de los gemelos de Einstein

Poneros en situación, vamos a viajar en un rayo de luz. Conduce un señor apellidado Einstein y con nosotros viaja un gemelo. Bievenidos a una de las paradojas más famosas de la física.

Antes de hablar sobre esta paradoja, un poco de teoría física. Einstein propuso que el movimiento es relativo, todo depende del sistema de referencia que empleamos para medir dicho movimiento. Con esto el estado de reposo y el movimiento uniforme, son en principio, indiferenciables. Además a esto hay que sumarle que la medida del tiempo no es absoluta, y según el estado de movimiento de quien observa. Por ello Einstein propuso una paradoja en la cual dos observadores sufren una distorsión temporal al producirse un desplazamiento de uno de ellos a la velocidad de la luz. Obviamente, no podemos corroborar dicho postulado experimentalmente, ya que nadie puede viajar a 300.000 Km por segundo.

En la Tierra, se encuentran dos gemelos, Juan y Alberto, despidiéndose entre lágrimas, y es que Juan se dispone a realizar un viaje espacial. Tras una emotiva despedida, Juan embarca en su nave y despega. Después de varios meses acelerando, alcanza el 90% de la velocidad de la luz. Visita numerosos  sistemas solares vecinos y alguna que otra luna, y finalmente vuelve a la Tierra. Cuando regresa varios años después de que iniciará su viaje,  va a encontrarse con su hermano Alberto .

Resultado de imagen de paradoja gemelos

Para sorpresa de ambos, durante aquellos años, Juan ha envejecido mucho menos que Alberto. La explicación a este hecho reside en la dilatación temporal que antes explicábamos. Así, Juan percibió su tiempo dentro de la nave más lento en comparación con el tiempo de la Tierra. Por tanto, se mantiene más joven que su gemelo Alberto.  Cuando más se acerque Juan en su viaje a la velocidad de la luz, más  dilatación temporal se creará, llegando más joven a la tierra. También depende de la distancia, no sería lo mismo ir hasta la Luna, que ir a varios años luz de la Tierra.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *