Centrales nucleares: el reactor nuclear

Un reactor nuclear es una instalación en el cual se lleva el control y mantenimiento de las reacciones nucleares que ocurren en su interior. Os contamos un poco sus partes fundamentales.

El reactor está formado por varias partes indispensables:

  • El combustible nuclear del que hablamos en este enlace
  • El refrigerante, que ayuda a enfriar y mantener una temperatura perfecta para la reacción nuclear dentro del reactor
  • Elementos de control, para controlar la energía desprendida por los núcleos.
  • La propia estructura del reactor.

Imaginaros una inmensa cuba. En ella colocamos las barras de combustible nuclear.

 

Estas barras de combustible nuclear están rodeadas de elementos de control para impedir o favorecer los choques entre los neutrones y así aumentar o disminuir la radioactividad. Es decir, los elementos de control, son el freno y acelerador de un coche.Si bajamos los elementos de control y si sitúan entre las barras de combustible nuclear,  la radioactividad desciende, con lo que la potencia de la reacción disminuye. Esto es debido a que los elementos de control evitan los choques entre neutrones y átomos del combustible nuclear. En cambio si subimos los elementos de control, la reacción energética asciende considerablemente, generando una gran cantidad de energía, ya que los neutrones impactan sin resistencia entre los núcleos del combustible nuclear.

El refrigerante se usa para aprovechar la energía térmica que desprende la reacción nuclear. Además ayuda a la estabilización energética de la misma. Este refrigerante debe ser especial, entre sus características destaca que no puede ser corrosivo ( para no dañar las barras de combustible nuclear y producir un reacción en cadena incontrolable), tiene que absorber grandes cantidad de calor pero no puede absorber neutrones, ya que esto bajaría el rendimiento del sistema.

Cuando el reactor esté en operación, se genera gran cantidad de radiación. Es necesaria una protección para aislar a los trabajadores de la instalación de la radioactividad ocasionada por los productos de fisión.

La estructura del reactor tiene un blindaje biológico alrededor del reactor para interceptar estas emisiones radioactivas.

Los materiales más usados para construir este blindaje son el hormigón, el agua y el plomo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *